miércoles, 1 de julio de 2009

El último informe anual del Fondo de Población prioriza la “salud reproductiva”

(NUEVA YORK - C-FAM) La semana pasada, el Fondo de Población de la ONU emitió el informe correspondiente al año 2008. En él destacó el trabajo que la organización realizó en materia de salud materna, y sus "continuos esfuerzos para garantizar el acceso universal a la salud reproductiva y el derecho de todas las personas a decidir sobre el número de hijos y el espaciamiento de los embarazos".

Si bien el Fondo se niega a someter sus libros a auditorías independientes y a hacer partícipes a sus directivos de información específica sobre su presupuesto, el reporte anual de 2008 afirma que al menos la mitad del dinero destinado al programa del Fondo de Población fue utilizado en programas de “salud reproductiva”, a un costo de 165,1 millones de dólares, cifra superior a los 146,6 millones del año anterior. En las cinco regiones, se destinaron más fondos a iniciativas de salud reproductiva que a cualquier otro programa.

Las actividades organizadas el año pasado por este organismo para lograr el "acceso universal a la salud reproductiva” incluyen la promoción de la planificación de la familia, particularmente a través de la "provisión de artículos para la salud reproductiva", como ser los preservativos. En el mencionado informe se afirma que mediante el trabajo del Fondo de Población se logró que ochenta países incluyeran líneas de presupuesto para anticonceptivos y otros suministros para la salud reproductiva.

El Fondo niega con firmeza que sus programas tengan algo que ver con el aborto, y en el informe no se menciona la palabra. No obstante, los críticos presentes en la ONU sospechan que el empleo de la frase “mortalidad materna” es un indicativo de la adopción de lo que algunos llaman “una forma encubierta de abordar el tema de los derechos al aborto” [http://www.c-fam.org/publications/id.1199/pub_detail.asp]. Al avocarse a la creación de un nuevo “derecho” a la salud materna, los defensores de los “derechos reproductivos” creen que pueden consolidar sus logros y, al mismo tiempo, evitar ser controlados por quienes se oponen al aborto. Una vez que estén seguros de que se ha establecido un nuevo derecho a la "salud materna", pueden hacer valer la afirmación de que el aborto forma parte del nuevo derecho.

El Fondo de Población también se centró en la salud mental como un “aspecto integral de la salud reproductiva”. Este organismo publicó conjuntamente con la Organización Mundial de la Salud el libro Mental Health Aspects of Women's Reproductive Health: A Global Review of the Literature, el cual pretende forjar vínculos entre los factores biológicos, psicológicos y sociales para impulsar un “acercamiento integral a la salud mental y reproductiva”. Tanto en los Estados Unidos como en otros lugares, el término “salud reproductiva” ha sido utilizado en forma radical para extender el derecho al aborto más allá de los casos en los que la salud física de la madre está en riesgo.
By Samantha Singson