viernes, 7 de octubre de 2016

La Virgen del Rosario,Lorenzo Lotto,Lepanto y el rezo del Rosario


Hoy 7 de octubre se celebra la festividad de la Virgen del  Rosario y con tal motivo quiero contaros algunas peculiaridades de este día, como por ejemplo que fue un día de la Virgen del Rosario de 1571 cuando vencimos a los turcos en el golfo de Lepanto y bajo su protección se puso nuestra armada.

Hay datos que confirman el patronazgo de la Virgen del Rosario sobre el tercio de galeones y de la carrera de Indias. Por ejemplo, la imagen venerada en el convento de Santo Domingo de Manila nos lleva a deducir que el patronazgo ha nacido por extensión de la devoción profesada a cada una de las imágenes protectoras de la ciudad donde se iniciaban y concluían aquellas navegaciones, y, por otra parte, que existía algún vínculo por el que los navegantes se consideraban ligados al título del Rosario.

 En esto pudo influir el mencionado recuerdo de la batalla de Lepanto. La devoción al rosario se inició en liturgia con el nombre de las victorias, a causa del triunfo obtenido por la Armada de la Santa Liga contra los turcos , atribuida por rogativas hechas en Roma a Nuestra Señora del Rosario a instancias de Pío V. Para celebrar la terminación de la batalla de Lepanto la Iglesia instituyó la fiesta del Rosario y añadió a la letanía el auxilium cristianorum.

Por otro lado, la imagen que os presento es de Lorenzo Lotto.La historia de la pintura está llena de grandes nombres, maestros de gran fama y artistas que la alcanzaron tras su muerte, cuando los tiempos evolucionaron hasta apreciar sus obras. Un ejemplo de ambos es el pintor veneciano Lorenzo Lotto. Aunque hoy sus obras son fundamentales en el estudio de la Historia del Arte, no siempre tuvo el éxito que le correspondía, como testimonia su silenciosa muerte en el convento de Loreto (Italia).


Lotto nació en la laguna de Venecia en torno al año 1480 y se formó en la rica escuela local, que destacaba por el dominio del color. Pronto salió de su ciudad y se dirigió a Treviso, donde el contacto con el obispo Bernardo de Rossi le proporcionó estímulos artísticos y encargos.


En 1506 se trasladó a Recanati, en la región de Le Marche, para llevar a cabo su primera gran comisión: el Políptico de San Domenico. La imponente obra se considera una síntesis de su formación de juventud y con ella Lotto llamó la atención del Papa Julio II, quien lo llamó a pintar sus nuevas salas en el Vaticano mano a mano con Rafael y todos los grandes artistas del momento.


Y por último y como no mencionarlo, os invito a que os inicieis en el rezo del Santo Rosario como medida super eficaz para paliar la crisis.