viernes, 17 de diciembre de 2010

Prope est Dómino ¿que esperamos realmente?

Cuando los mensajeros de Juan se alejaron, Jesús se puso a hablar de Juan a la gente: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten magníficamente y viven con molicie están en los palacios. Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. Éste es de quien está escrito: ‘He aquí que envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino’. Os digo: Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él».Todo el pueblo que le escuchó, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios, haciéndose bautizar con el bautismo de Juan. [...] (Lc 7,24-30)

Un año tra otro el tiempo litúrgico va rotando sin cesar, del Tiempo Ordinario al Adviento, del Adviento a la Navidad, de la navidad al Tiempo Ordinario, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, Tiempo Ordinario...; y yo me pregunto en una fria y ventosa tarde del invierno zaragozano ¿que significa para ti y para mi el tiempo de Navidad? que estamos esperando, si es que realmente esperamos algo. No se que estaras esperando tú, pero yo si que te puedo abrir el corazón y decirte que espero un año mas que por la contemplación del misterio de la encarnación de Jesucristo, sea cada día mas consciente del amor que Dios me tiene, Dios se hace hombre por amor a sus criaturas.Perfeceto Dios y perfecto hombre, no por conversión de la divinidad en carne, sino por la asumpción de la humanidad en Dios. Cuanto trabajo nos cuesta rentabilizar nuestra sensatez, Jesucristo es Dios y hombre, no puede sufrir como Dios pero si que lo hace bajo su naturaleza humana , te lo ha dicho a ti y me lo ha dicho a mi, una y otra vez, en la liturgia dominical, en la catequesis, por medio de los santos, en boca de María que no cesa de rogar a su hijo para que tu y yo seamos lo que podemos ser con un mero acto de la voluntad ¡Hijos de Dios! . Prope est Dómino, Jesus esta llegando , nos tendrá que preguntar a tí y a mí lo que pregunto a los fariseos ¿Qué salisteis a ver en el desierto?.
Ya me perdonareis por pensar en voz alta y plasmarlo de esta forma, pero la indiscrección de mis pensamientos se hace manifiesta cuando estoy ante el teclado .Que Jesús , el niño Dios , el niño de carne y hueso que se encarna por amor , os depare toda la felicidad que sea posible mientras caminamos hacia esa otra felicidad que no acaba.