La Santa Sede como promotora de paz