domingo, 6 de abril de 2008

Carta de un Padre:Abril


Os mando estas líneas en pleno tiempo pascual, en el que nuestras almas rebosan de gozo por la resurrección del Señor. A las jornadas dolorosas de la pasión y muerte, ha sucedido la alegría de la nueva vida inmortal que Jesús ha recibido del Padre. Porque se humilló, obediente hasta la muerte, y muerte de cruz, por eso Dios lo exaltó y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre; para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese: «¡Jesucristo es el Señor!», para gloria de Dios Padre

Éste es el anuncio que la Iglesia proclama con especial fuerza desde los comienzos, y que los cristianos hemos de comunicar a todas las gentes. La muerte y resurrección de Jesucristo —decía el Papa en su mensaje Urbi et Orbi, hace pocos días— es un acontecimiento de amor insuperable, es la victoria del Amor que nos ha liberado de la esclavitud del pecado y de la muerte. Ha cambiado el curso de la historia, infundiendo un indeleble y renovado sentido y valor a la vida del hombre.
Leer Mas...

Otras noticias :
Amayid es sij y antiguo alumno de Strathmore College, obra corporativa del Opus Dei en Kenia
Andrea Feehery trabaja en el Shellbourne Conference Center (Indiana, EEUU). En este vídeo habla sobre su vocación como numeraria auxiliar, su vida en el Opus Dei, y la reacciones de su familia y amigos.
El trabajo puede absorber tanto tiempo, que no queda al final del día un rato para estar con los propios hijos. Pero “el Señor bendecirá todos los trabajos que hagas –sugiere san Josemaría en este vídeo-, si dejas alguno, por atender tu trabajo principal: tus hijos” (01’08’’).