miércoles, 5 de septiembre de 2007

Madre Teresa: otra expresión del amor de Dios



Ayer día cuatro de septiembre, fue el aniversario de la muerte de la Madre Teresa de Calcuta, viendo este video, mi corazón se estremece, no por lo que la madre Teresa representa, si no por mi incapacidad para entregarme a Dios en el trato con los demás. No por la vida de renuncia de la Madre, si no por mi incapacidad para renunciar a lo que no es esencial. No por su santidad, si no por mi miseria. No por su amor a Dios expresado en el servicio a los pobres, si no por mi incapacidad de amar a Aquel de quien todo lo he recibido expresado en el servicio a mi deseo concupiscente. Pero no me desanimo, ¿es esta la condición humana?¿tan terrible fue la consecuencia de aquella ruptura con Dios en la que el hombre se eligió a sí mismo?,, el conocimiento que tengo de mi mismo me hace intuir que así fue, pero en contraposición a lo que podría ser un amargo pesimismo sobre mi futuro, viendo este video recupero la fe en la misericordia divina, es que acaso podrá vencer mi obstinación a la misericordia divina y entonces acuden en mi socorro aquellos versos de San Agustín:

“Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé. He aquí que tú estabas dentro de mi y yo fuera, y por fuera te buscaba… estabas conmigo y yo no estaba contigo… Me llamaste, me gritabas, y rompiste mi sordera; brillaste y resplandeciste, y echaste de mis ojos mi ceguera”.

Y recupero mi fortaleza en la fe, mi seguridad en la esperanza y pido a la Virgen María constancia en el amor.

Quizá todo esto parezca una cursilada, pero son al fin y al cabo
"Pensamientos Indiscretos"