Reflexiones de Adviento : buscando la paz

Nuestro mundo tiene absoluta necesidad de personas tranquilas y sencillas, de personas amables que en los comercios te atiendan con una sonrisa, que no pierdan la paciencia ante las taquillas, que al conducir no se comporten agresivamente, que no la tomen contigo cuando cometes un error. "Sé prudente en tus juicios. Las palabras son armas potentes que pueden hacer mucho daño. Que tu lengua no se burle de nadie.Que tu boca no desprecie nunca a nadie. Una palabra dura, una palabra fuerte pueden arder mucho tiempo en tu corazón y dejarte una cicatriz."