El Escándalo del Hambre , continúa la tragedia


Kevin Carter, con la que ganó el Premio Pulitzer en 1994 con la fotografia en la que un buitre vigila pacientemente a un niño agonizante de desnutrición en algún tramo del desierto del Sáhara, en Sudán.

El día de la entrega del premio Carter expresó: "Aborrezco esa fotografía"... “Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla. La odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña”.

No se trata aquí de juzgar a nadie , se trata de seguir denunciando que todos, absolutamente todos tenemos una parte de responsabilidad en este escandalo.

Papa Benedicto XVI durante el Angelus en una de las audiencia generales del pasado año 2006, dijo que el “drama” y “escándalo” del hambre, exige transformar el modelo de desarrollo global y que cada persona y familia adopten “un estilo de vida y consumo compatible con salvaguardar la procreación y el criterio de justicia”.

Refiriéndose el último informe anual de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), que indica que unas 800 millones de personas en el mundo viven en estado de desnutrición, situación que afecta principalmente a los niños que “mueren de hambre”, el Santo Padre se preguntó “¿cómo afrontar esta situación que, incluso habiendo sido denunciada en repetidas ocasiones, no se resuelve, es más, en algunos aspectos se agrava?”.

“Hace falta eliminar las causas estructurales ligadas al sistema de gobierno de la economía mundial, que destina la mayor parte de los recursos del planeta a una minoría de la población”,