domingo, 10 de diciembre de 2006

España no merece esto



El manifiesto laicista elaborado por el PSOE no puede por menos que sembrar en mí la inquietud. El texto enfatiza que desde la laicidad "se garantiza la convivencia de culturas, ideas y religiones sin subordinaciones ni preeminencia de creencias, sin imposiciones, sin mediatizar la voluntad ciudadana, sin subordinar la acción política de las Instituciones del Estado Social y Democrático de Derecho a ningún credo o jerarquía religiosa". A su juicio, "garantía para desarrollar los derechos de ciudadanía" ya que "el Estado Democrático y la Ley, así como la soberanía, no obedecen a ningún orden preestablecido de rango superior, pues la única voluntad y soberanía es la de la ciudadanía".

Dicen que quien olvida la historia está condenado a repetirla, y aquí hay mucho olvido, lo que sigue no es una figura literaria, es historia.

“Desde el 15 de noviembre de 1917, en la Unión Soviética quedaban abolidos todos los privilegios confesionales; y el 24 de diciembre la religión quedaba completamente expulsada de la escuela. El 23 de enero de 1918 salía el decreto de separación absoluta entre Iglesia y Estado; y desde el 2 de febrero se abolía toda prestación estatal en favor de ella. La Constitución de Lenín del 5 de febrero confirmaba todos estos decretos, y preveía, además, la confiscación de todo el patrimonio eclesiástico, ya que al privar a las comunidades eclesiásticas de su personalidad jurídica, desaparecía también su sujeto de propiedad. La Constitución hablaba, en verdad, de libertad de conciencia y de culto. Pero entendida tan sólo de la liberación del individuo de la pretensión alegada por la Iglesia de ser ella la única poseedora de la verdad. De hecho, en enero de 1919 quedaba confiscada toda la propiedad de la Iglesia. Al mismo tiempo comenzaron a ser suprimidos los conventos, a la vez que comenzaban los primeros procesos contra eclesiásticos, muchos de los cuales habían de ser fusilados, o al menos deportados".

¿Es que no hemos aprendido nada despues de tantas decadas?, en absoluto soy tremendista ni derrotista, solo tengo memoria y ganas de vivir en paz