martes, 14 de noviembre de 2006

El escándalo del hambre



Perdonad la crudeza de la imagen pero no tengo derecho a suavizar este escándalo. Cada día mueren de hambre 35.000 niños, según la FAO, pero nuestros hijos y nietos tienen no sólo comida, sino todos los bollos, las "chuches" que quieren. Y no pasa nada. No hay alimentos para el tercer mundo, ni medicinas, pero cada día tiramos a la basura millones de kilos de comida desaprovechada y abusamos de los fármacos. Y no pasa nada.El Papa Benedicto XVI ha alzado su voz contra este drama.