Beato Juan Pablo II y san Josemaría Escrivá en Zaragoza

h

Ayer uno de julio, el Señor me concedio la gracia de estar presente en la bendicion de dos imagenes que representan a dos cristianos que lucharon y perdieron, lucharon y ganaron. Superaron la fragilidad porque supieron que en su fragilidad estaba su fortaleza. Miro a las imagenes y me siento pequeño, miro en mi interior y me siento aún mas pequeño, miro la misericordia de Dios y me siento un gigante, eso es lo que ellos descubrieron, que en Dios todo es posible , sin Dios...que os puedo decir, lo palpais cada dia.