Arcendo en la memoria






       Recuerde el alma dormida,          
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
       cómo se viene la muerte              
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
       cómo, a nuestro parecer,             
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.
 
[...]