sábado, 1 de enero de 2011

Masacre en Egipto en una Iglesia Cristiana

Casi 1.000 cristianos asistían a la misa de Año Nuevo en la iglesia, dijo el sacerdote Mena Adel. La celebración acababa de terminar y algunos feligreses abandonaban el lugar cuando explotó la bomba, una media hora después de la llegada del Año Nuevo, dijo.

Una potente bomba, posiblemente detonada por un suicida, dejó al menos 21 muertos y unos 80 heridos al estallar el sábado frente a una iglesia cristiana copta al final de la misa de Año Nuevo, en un ataque que despertó sospechas de una posible participación de al-Qaeda.
El Papa, que hoy no mencionó expresamente el atentado de Egipto, se refirió durante la homilía de hoy a la persecución que sufren los cristianos y ha pedido a los responsables de las naciones tutelar los derechos y frenar la intolerancia religiosa."El Papa fue informado y está profundamente conmocionado y entristecido por estas noticias", dijo Lombardi.Benedicto XVI llamó por teléfono al presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, para agradecerle sus palabras de apoyo en el mensaje de Fin de Año de anoche en el que expresó su solidaridad con el Papa por "la forma cruenta de discriminación" que desde hace tiempo es objeto la comunidad cristiana, informó Radio Vaticano.
La Universidad islámica de Al Azhar, la principal institución musulmana del país, calificó el atentado de "criminal y lamentable", y pidió a los musulmanes y a los coptos que "empleen la razón" para evitar enfrentamientos entre fieles de los distintos cultos.
Y cual he de ser la actitud de lod cristianos ante la persecución , la marginación e incluso la muerte por la fe profesada.
Nos dice el Catecismo de la Iglesia en el punto 2742
"Orad constantemente" (1 Ts 5, 17), "dando gracias continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo" (Ef 5, 20), "siempre en oración y suplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos" (Ef 6, 18)."No nos ha sido prescrito trabajar, vigilar y ayunar constantemente; pero sí tenemos una ley que nos manda orar sin cesar" (Evagrio, cap. pract. 49). Este ardor incansable no puede venir más que del amor. Contra nuestra inercia y nuestra pereza, el combate de la oración es el del amor humilde, confiado y perseverante.
Nada vale como la oración: hace posible lo que es imposible, fácil lo que es difícil. Es imposible que el hombre que ora pueda pecar (San Juan Crisóstomo, Anna 4, 5).
Parece duro e incluso irisorio, pero esta es nuestra FE y esta es la FE de la Iglesia.
2757 "Orad continuamente" (1 Ts 5, 17). Orar es siempre posible . Es incluso una necesidad vital. Oración y vida cristiana son inseparables.
Que descansen en paz nustros hermanos fallecidos en tan terrible atentado y que nuestra oración lleve a los autores al arrepentimiento