Frustración voluntaria: Raíces paganas del ateísmo