Carta de un Padre: Abril

Alguien podra pensar, esta carta llega con un mes de retraso, pero este es intencionado porque a estas alturas algunos ya han olvidado que ¡¡¡Cristo ha Resucitado!!!. Hay que renovar la alegría y este es tan buen momento como cualquier otro.

«Cristo vive.Ésta es la gran verdad que llena de contenido nuestra fe. Jesús, que murió en la Cruz, ha resucitado, ha triunfado de la muerte, del poder de las tinieblas, del dolor y de la angustia», escribe nuestro Padre. Y continúa: «Cristo vive. Jesús es el Emmanuel: Dios con nosotros. Su Resurrección nos revela que Dios no abandona a los suyos. ¿Puede la mujer olvidarse del fruto de su vientre, no compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvidare, yo no me olvidaré de ti (Is 49, 14-15), había prometido. Y ha cumplido su promesa» (San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 102).