Vivir en soledad



Vivimos en sociedades fragmentadas e individualistas, donde el individuo experimenta una profunda soledad y un desarraigo respecto a las colectividades. El colectivismo ha dado paso a un individualismo exagerado, donde cada sujeto se convierte en una individualidad que tiene como fin esencial realizar sus horizontes vitales.