martes, 27 de junio de 2006

España , cada día mas realidad

Hoy España no se ha clasificado en el mundial, Francia nos venció, pero Francia ha vencido a España, a una nación cohesionada, una nación que se ha unido en apoyo de su selección, las lágrimas se deslizaban por mis mejillas al ver los colores de nuestra bandera en torno a cuerpos sudorosos, a cuerpos jóvenes llenos de fuerza y de pasión. Eran los cuerpos de la nueva España , una España que no conoce el rencor que nos quieren inocular algunos políticos que se autodefinen como progresistas, que vivieron en una España que se recuperaba de las heridas de una guerra fratricida que nunca debió ocurrir. En Alemania se ha visto la nueva España, unida sin fisuras, una España que aglutinaba la auténtica realidad nacional, la unidad en la diversidad.
¡Que bella eres España!, la emoción oprime mi garganta cuando recuerdo, el olor de la brisa marina en San Juan de Gaztelugatxe, aquellas papas con mojo que tomaba en Arucas cuando subía los domingos con mi familia durante mis años en Gran Canaria. No puedo ni quiero olvidar los "rebujitos" que tomaba con mis amigos de Maracena durante los años en que viví en Granada, ni las jotas de Aragón donde ahora resido, ni el estofado de venado que me encantaba degustar en Toledo, ni aquella novia de Madrid, ni los amigos que hice en Barcelona cuando trabajé para el Comité Olímpico Organizador de la Olimpiada de Barcelona 92. Mi mujer se llama Begoña Arteaga, su padre nació en el barrio mas castizo de Bilbao "Atxuri". ¿De que realidades me hablas Rubalcaba?, ¿En que España vives Pepiño Blanco?, ¿Que caduca realidad representas Llamazares?, Carrillo preparate para bien morir. Mi España es bella, alegre con gentes nobles allá donde vallas. Sirva estas pobres palabras para homenajear a nuestra selección, a todos aquellos que han sacrificado sus ahorros para apoyarla y a nuestros políticos solo quiero decirles aquello que en sus sátiras decía Décimo Juno conocido como "Juvenal":
"No merece vivir aquel que prefiere la propia supervivencia al honor y que es capaz de por la vida, perder la razón de vivir"