Soy un numerario del Opus Dei

La vocacion: un arrebato o una llamada?