lunes, 5 de junio de 2006

La neolengua progresista


“-¿No ves que la finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente? Al final, acabamos haciendo imposible todo crimen del pensamiento ... Cada año habrá menos palabras y el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño.”
 - George Orwe(1984.)



Cuando allá por los años 70¨era un estudiante de COU y me hicieron leer 1984 de Orwell, jamás podría imaginar que encajaría el argumento tan perfectamente con la situación actual. La novela de Orwell nos lleva a reflexiónar sobre los estragos sociales que la total dominación del poder causa en las conciencias individuales.
La denuncia de los regímenes totalitarios de corte socialista ha resultado paradójicamente muy atinada en , como comprobamos en la actualidad, pero en nuestras propias carnes. La sociedad en la que vivimos se parece, cada día más, en muchos aspectos a la descrita en este libro.
Da la impresión de que nuestros actuales gobernantes, creyeron a raja-tabla todo lo que leyeron y, que utilizan como guion de sus despropositos aquellos comentarios de texto amarillentos que quizá debieron destruir en su dia . Valga otro ejemplo para demostrar esta teoría.
Herbert Marcuse filosofo aleman de origen judio,falleció en 1979 y sus restos descansan en Berlín, ciudad donde nació.En su obra más famosa El hombre unidimensional (1964), presenta a la sociedad capitalista “avanzada” como una sociedad en la que el hombre ha perdido su sentido crítico. El consumismo y la “liberación de las costumbres” lo han transformado en un ser cada vez más adaptado e integrado al sistema. Ya no hay espacio para la oposición y la crítica, la sociedad unidimensional “integra en sí toda auténtica oposición y absorbe en su seno cualquier alternativa”. En ella se da “una confortable, tersa, razonable, democrática no libertad”. El capitalismo avanzado ejerce su dominio, su control total, de un modo sutil, manipulando los deseos y las necesidades de las personas. “No sólo determina las ocupaciones, las habilidades y las actitudes socialmente requeridas, sino también las necesidades y las aspiraciones individuales”.

La filosofía de esta sociedad unidimensinal es el positivismo, que sirve de base a la racionalidad tecnológica y a la lógica del dominio. Y esta filosofía no tiene rival porque se ha anulado el espacio de la crítica, la tecnología “mass-media” se ha constituido como mediadora entre los amos y sus servidores y el lenguaje vehiculizado por ésa vía es la expresión de la conducta.