Aborto y Fecundacion in Vitro: ¿Hasta donde nos atreveremos a llegar?

The report from the Planned Parenthood Federation of America shows the organization performed 333,964 abortions which is a slight increase from the year before. Total services amounted to 10.8 million down from 11 million the previous year.



Jewels Green había abortado antes de trabajar en una clínica abortista. Para ella no había la menor duda: el aborto era un procedimiento que ayudaba a las mujeres a terminar con un embrazo no deseado.

Con el tiempo, un caso en el abortorio donde trabajaba, hizo que cambiara de opinión. Una pareja iba a tener un hijo a través de una madre de alquiler. Cuando a esta mujer se le realizaron las pruebas de diagnóstico prenatal, se comprobó que el bebé tenía síndrome de Down, algo muy poco común en los niños que nacen a través de la FIV (fertilización in Vitro), ya que los embriones son examinados cuidadosamente antes de ser implantados en el útero de la madre o de la madre de alquiler, para evitar precisamente que nazcan bebés con problemas congénitos.

Ante esta situación, los padres del niño (donantes del óvulo y el esperma) obligaron a la madre de alquiler a abortar, pagándole una indemnización por finalizar el embarazo antes de tiempo.

Por alguna razón, este caso tocó el corazón de Jewels Green, conserje del abortorio, acostumbrada a ver a diario a muchas madres desembarazarse de sus hijos. Sintió compasión de este niño sin padres, llevado por otra mujer en su vientre como un objeto, y condenado ahora a morir por decisión de quienes habían decidido ‘fabricarlo’ en un laboratorio.

La vida de este pequeño no fue en vano. A pesar de su corta existencia, logró transformar el corazón de Jewels que hoy es una activista por la vida y cuenta sus experiencias con la esperanza de que puedan cambiar la forma de pensar de algún abortista:

Fuente:eligelavida