Una historia desconocida

Unos policías lo encontraron tirado en el suelo y pensaron que estaba muerto. Incluso llamaron a la camioneta de la “morgue” para trasladar su cuerpo. Pero en el trayecto, uno de los policías lo escuchó respirar roncamente y de inmediato lo trasladaron a un hospital. Allí, los médicos encontraron un cuadro terrible: el joven no tenía rostro; sus ojos habían sido golpeados terriblemente; su cráneo, sus piernas y sus brazos estaban rotos; su nariz colgaba de su cara; había perdido sus dientes y los huesos de su mandíbula estaban desprendidos del cráneo...