Último domingo de mayo

El mes de mayo va tocando a su fín.Cada año tengo la sensación al llegar a esta fechas, de que no he tenido suficientes detalles de cariño con mi Madre, por eso este año quiero dejarle esta rosa. Ella no pide nada, cualquier detalle por nimio que parezca es oro para Ella. ¡cuanto de su sencillez necesita este mundo! sobran tratados de mas de mi páginas y faltan compendios de una palabra ¡AMOR!. Hoy escuchaba en la plaza del Pilar en Zaragoza , uno de los debates de los acampados del movimiento 15 M , me ha dado cierta pena, les falta sencillez, cuando alguno quería hacer una pregunta al ideologo/conferenciante de turno, trataba de adornarla de un exceso de locuacidad que la revestía de una innecesaria pedantería. Este mundo necesita sencillez, la sencillez de María.