Tragedia de Pakistan:Un ordago a Occidente

La tragedia de Pakistán –tragedia quizá demasiado ignorada en España– ha interpelado también a Benedicto XVI, quien se ha referido a ella en varias ocasiones y quien ha urgido a la oración y la solidaridad. Además, como muestra concreta de caridad, hizo llegar al país un importante donativo económico. Fue, una vez más, el cardenal Paul Joseph Cordes, presidente del Consejo Pontificio Cor Unum –el «Ministerio de Caridad» de la Santa Sede– quien lo hizo llegar. Pero más allá del valor objetivo mismo lo que este gesto del Papa pretendía transmitir es que no basta la ayuda material, sino que hay que transmitir un mensaje y ofrecer un testimonio. Y en este sentido, el mismo cardenal Cordes declaró que «para nosotros, los cristianos, con nuestra ayuda, tenemos que tener también presente la dimensión trascendental». «Para mí y para nosotros –abundó– es importante subrayar que en este momento hay que mostrar, tanto a las personas afectadas como a las que ofrecen dinero, que con el dinero se puede hacer algo pequeño, importante, pero que no basta: hace falta un mensaje que vaya más allá de la vida terrena». Y, en suma, mostrar que «la caridad del hombre nace del amor de Dios».
La catástrofe natural más próxima en el tiempo es el terremoto de Haití, el pasado 12 de enero, y la respuesta internacional fue no solo rápida sino contundente, inaudita, según coincidieron las principales oenegés internacionales. Un dato resulta revelador: si Pakistán recibió 45 millones de dólares los 10 primeros días después de la catástrofe –3,20 dólares por persona–, Haití recibió 742 millones –495 dólares por ciudadano
Las políticas de combatir la violencia con mas violencia no o han trazado ni trazaran jamás senderos que lleven a una paz permanente.
Pakistán, a raíz de la catsatrofe que esta sufriendo, puede ser el lugar adecuado para dar un giro a la política de intervención por la fuerza..Fuller dió en el blanco «De todos los tiros a ciegas de Clausewitz, el más ciego fue no entender nunca que el fin de la guerra es la paz y no la victoria»
La Paz necesita de la caridad, de la justicia, de la igualdad, de la solidaridad, de la sobriedad, de la paciencia; necesita de la armonía entre el la humanidad y la creación que la sustenta.(Juan Pablo II)
El tren de Pakistán se ha puesto en marcha ¿lo dejará pasar occidente como tantas veces?