Sin pelos en la lengua:Albert Ribera en el Parlamento Catalan