En la calle, eres templo de la Trinidad