jueves, 28 de enero de 2010

Stº.Tomás de Aquino:La luz apacible

Cuando Santo Tomás tenía aún pocos años solía preguntar reiteradamente a su maestro de Montecassino: «¿Quién es Dios?», «explicadme qué cosa es Dios». Y pronto comprendió que para conocer al Señor no bastan los maestros y los libros. Se necesita además que el alma le busque de verdad y se entregue con corazón puro, humilde, y con una intensa oración. En él se dio una gran unión entre doctrina y piedad. Nunca comenzó a escribir o a enseñar sin haberse encomendado antes al Espíritu Santo. Cuando trabajaba en el estudio y exposición del Sacramento de la Eucaristía solía bajar a la capilla y pasar largas horas delante del Sagrario.Tanta era la coherencia de Tomás, que dicen que cuando estudiante, se encontraba en el patio del convento y entonces le dijeron los otros compañeros "Mira Tomás, un burro volando" Tomás miró hacia el cielo y entonces los compañeros se reian a pierna suelta. Él sin perder la compostura les interpeló ¿de que os reís? antes creeria que un burro vuela ,a que un dominico miente. Esa fué la coherencia de Stº.Tomás de Aquino y no solo era la verdad su objetivo, la busqueda de Dios fue la razón de su vida, tanto así, que afirmaba "He aprendido más ante el crucifijo, que en toda la sabiduria que puedan contener todos los libros del mundo". Hermosa lección de lo que Dios nos puede llegar a revelar através de la contemplación.
Os recomiendo la lectura de su biografía, concretamente yo he leido esta de editorial Palabra