Benedicto XVI: todavía hoy la fe cristiana escandaliza