Recetas para aliviar la crisis: La caridad


Los cristianos (sobre todo en epocas de dificultad) hemos de saber crear un clima de caridad y de benevolencia en el que los demás se sientan bien, con más deseos de mejorar. Esa actitud es posible si:


Nuestros juicios sobre los demás son positivos:


No pensamos de quienes nos rodean de una manera estrecha y reductiva.


Juzgamos a los demás con medida ancha, procurando ver lo mejor que hay en ellos, y no lo peor, y acostumbrarnos –nos costará lucha y esfuerzo– a ver siempre, ante todo, la parte positiva de cada uno.


Procuramos crear el hábito de juzgar bien de los demás. Estos juicios positivos son la antesala de una caridad bien vivida y reflejan una gran categoría interior.