viernes, 24 de abril de 2009

Para un alma enamorada


Oh ninfas de Judea!,
en tanto que en las flores y rosales
el ámbar perfumea,
morá en los arrabales,
y no queráis tocar nuestros umbrales
(San Juan de la Cruz)