martes, 22 de enero de 2008

Hay que recuperar el valor para denunciar


Que el amor a las cosas haya desplazado el amor a Dios

A los que juran y blasfeman, en nuestra presencia, por cualquier banalidad

Que las fiestas hayan perdido su sentido religioso para ser puramente vacacionales

Que nuestros mayores se arrinconen por no ser productivos y se mueran de soledad y de tristeza

A los que matan a nuestros amigos con la droga aunque sabemos perfectamente quien la vende y donde esta

A los que presumen de utilizar sexualmente a las personas.

A los que no hacen su trabajo, por el que son renumerados

A los que mienten y levantan falsos testimonios

A los que rompen los matrimonios sin haberlo intentado con todas las fuerzas o por la falsa disculpa de que se han enamorado de otra persona, como si eso lo justificara todo

10º A los que la codicia les hace utilizar las personas como peldaños para alcanzar lo que buscan mediante el engaño y la manipulación.