Aún no es Navidad

PENSAMIENTO

PALABRA
OBRA

Desde hace casi un mes , por nuestras calles lucen los colores de la Navidad, sin embargo,desde el domigo dos de diciembre, nos encontramos en epoca de adviento.Tiempo de preparación para el gran acontecimiento de la Navidad, tiempo de purificación. Y¿ como ha de ser esa purificación?. No he de poner yo en palabras lo que alguien como San Francisco de Sales, tan claramente nos describe en su “Introducción a la vida devota:

“La primera purificación que se requiere es la del pecado mortal; el medio para lograrla es el sacramento de la Penitencia. Busca el confesor más digno que te sea posible; toma en tus manos algunos de los libritos que se han escrito para ayudar a las conciencias a confesarse bien, como Granada, Bruno, Arias, Auger; léelos con atención, y advierte punto por punto, en qué has pecado, desde que llegaste al uso de la razón hasta la hora presente; si no te fías de la memoria, escribe lo que hubieres notado. Después de haber repasado y amontonado, de esta manera, los pecados de tu conciencia, detéstalos y échalos lejos de ti, por una contrición y un pesar tan grande como pueda soportarlo tu corazón, considerando estas cuatro cosas:
que, por el pecado, has perdido la gracia de Dios, has perdido el derecho a la gloria, has aceptado las penas del infierno y has renunciado al amor eterno de Dios”