La exaltación de la Identidad, germen de la violencia ,fermento de la exclusión 1ª Parte

El terrorismo y la violencia en general son, por desgracia fenómenos recurrentes en nuestra cotidianidad.
Encender el receptor de Ti o cualquier sintonizador de radio, es encontrarse c
on la cruda realidad de las muertes causadas por terroristas o las discriminaciones con que los nacionalistas coartan la libertad
del otro-el que no entra en su clasificación de pureza nacional - violencia,violencia mas violencia . ¿A que lógica obedece?.




LAS NUEVAS RELIGIONES
¿Dónde estaba Dios? Esta era la pregunta que Benedicto XVI formulaba en Auschwitz, el mayor símbolo del mal y del terror que dejó el siglo XX. La misma cuestión podría plantearse en los trenes de Atocha o de Bombay; y la respuesta es obvia: Dios estaba allí mismo, en aquel terrible lugar, entre las víctimas, recluido en sus conciencias, pues a ese sitio le había confinado el nacional-socialismo. El laicismo de aquella ideología desterró a Dios de la sociedad alemana, y lo relegó al ámbito privado. Mató a Dios y lo sustituyó por el volckgeist, por la raza aria. Lo mismo había sucedido desde 1917 con la revolución soviética. Dios fue expulsado del ámbito público; y la religión, definida como el opio del pueblo, fue sustituida por el marxismo: «la única y auténtica verdad científica». Las ideologías políticas siempre han confundido la laicidad, que significa la necesaria separación entre lo espiritual y lo temporal, César y Dios, con el laicismo. Este exige que Dios desaparezca del ámbito público, para que sólo quede el César. El problema es que terminan suprimiendo la religión, matan a Dios, y se convierten en religiones laicas sustitutas, reemplazando a Dios por ideas tales como nación, raza o clase proletaria.

"Un nuevo tribalismo que está emergiendo en la actualidad, guarda relacción con la postmodernidad decadente según la cual la identidad aparece como exclusión y la otredad como extrañeza. Las culturas se vuelven intraducibles por la sobrevaloración de las gramaticas y los vocabularios en función de un idealismo lingüistico. No cabe salirse del lenguaje. Sólo el que se encuentra dentro de una cultura puede valorarla. Así un africano no podría leer a Dostoieski, ni un europeo entender a Gandhi. Cada cultura debe permanecer separada. El gran enemigo a eliminar es el mestizaje.
EXCLUSIÓN DEL OTRO
"La identidad aparece como exclusión del otro,tal como fue analizada por Freud en su Introduccion al Psicoanalisis, y los Instintos y sus Destinos. La Identidad va unida al llamado Instinto thanático, que desea la exclusión y muerte del oto.
En el caso de las culturas la defensa de la Identidad lleva a la oposición entre tribus, y por tanto al racismo y la xenofobia. Este odio suele estar alimentado por la peculiar interpretacion de su historia pasada en clave de victima del pueblo vecino.
Se inventa una historia de humillaciones para justificar la hostilidad contra los otros.