¡Mirad el rostro de cristo!

Esta es la Majestad de Dios tendida en una dura cruz, y yo de suerte que soy de sus dolores el más fuerte y de su cuerpo la mayor herida.

(Lope de Vega)