sábado, 6 de enero de 2007

Carta de un Padre : Enero


Cristo vino a derribar el muro que separaba a los judios de los gentiles, haciendo de los dos un pueblo nuevo (cfr Ef 2, 14-17) que sirviera a Dios en justicia y santidad. Vino a poner paz, «no sólo entre judíos y no judíos, sino también entre todas las naciones, porque todos proceden del mismo Dios, único Creador y Señor del universo» (Homilía en Éfeso, 29-XI-2006).