domingo, 23 de febrero de 2014

Cardenal Fernando Sebastian


Monseñor Fernando Sebastian ha sido creado cardenal por el Papa francisco en el primer consistorio de su pontificado.No pretendo hacer una semblanza de Mons.Sebastian, pero sí alegrarme en primer lugar , como residente en Aragón desde hace tres lustros , alegrarme con todos los aragoneses porque un bilibilitano
ha sido considerado digno de servir a la Iglesia "Usque ad effusionem sanguinis" hasta dar su propia sangre, que es lo que significa el color rojo de la vestidura .
Tuve mis primeros contactos con su personalidad atraves de sus escritos cuando era Arzobispo de Pamplona, mi gusto la frescura de los mismos y curiosamente mis hijas me regalaron una recopilación de sus escritos titulados "Cartas desde la FE" en su lectura fui descubriendo a un hombre sabio , a un Pastor experto, maduro , conocedor de su rebaño y sus necesidades, un hombre que con la edad y experiencia no había tenido reparos en rectificar actitudes o conductas anteriores (tengo constancia de declaraciones sobre determinado personaje propuesto actualmente como modelo de conducta para la Iglesia Universal del que sus declaraciones cuando era Secretario de la Conferencia Episcopal siendo presidente Diaz Merchan han cambiado de dirección con el tiempo).
Hay personas, de las que se dejan llevar por los titulares de la prensa que a raiz de la elección de Mons. Bergoglio como Sumo Pontifice de la Iglesia Católica, piensan  que las palabras que pronuncia son una novedad en la Iglesia, pero realmente son los palabras de un hombre de FE, de un Pastor que ama a su rebaño y como ejemplo os dejo con reflexiones del Cardenal Sebastian hace ya algunos años:

"No soy quien para dar consejos a mis hermanos obispos, pero desde mi retiro de jubilado, si creo poder hacer algunas consideraciones provechosas, nacidas de mi propia experiencia personal. No porque yo las haya cumplido, sino precisamente por no haberlas cumplido y por el deseo sincero de que otros no yerren en lo que yo he errado"

La convivencia con Jesús en la oración, el estudio de las Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia, de los Santos Padres y de los Papas, tienen que ser la ocupación primera de un Obispo".

A veces el exceso de trabajo nos hace ser distantes , inasequibles para la gente sencilla que quiere comentar algo con nosotros, difíciles de alcanzar incluso para los mismos sacerdotes".

"Para actuar en nombre de Jesús es preciso compaginar la firmeza en la verdad y la misericordia del verdadero amor, estos son los elementos esenciales de la autoridad de Jesús y así tiene que ser la autoridad de la Iglesia".

"El Obispo tiene que ser proclamador del Evangelio de la salvación, con especial dedicación a los alejados"

"No nos vendrá mal repasar un poco el conjunto de nuestra vida con ojos críticos. Dentro y fuera de la Iglesia nos quieren ver mas sencillos, mas asequibles, mas despojados de signos mundanos de autoridad y de poder , con una autoridad humilde y misericordiosa, hecha de entrega y de servicio, nacida del amor, en el nombre de Jesús".