sábado, 30 de noviembre de 2013

Día 30,comienza la novena a la Inmaculada Concepción .Patrona del Arma de Infantería,mi Patrona


El Papa Pío IX instituyó esta celebración cuando proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción el 8 de Diciembre de 1854: “…la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano”.

En esa definición, Pío XII expresa con precisión el significado de esta verdad de fe: que María fue concebida libre de la mancha del pecado original. Esta fiesta ha sido celebrada desde el siglo VIII en Oriente y en muchas partes de Occidente. El Catecismo de la Iglesia Católica explica:

“Para ser la Madre del Salvador, María fue “dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante”. En el momento de la anunciación, el ángel Gabriel la saluda como “llena de gracia” (Lucas 1, 28). En efecto, para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente poseída por la gracia de Dios. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María, “llena de gracia” por Dios, (Lucas 1, 28) había sido redimida desde su concepción.

“Esta “resplandeciente santidad del todo singular” de la que ella fue “enriquecida desde el primer instante de su concepción”, le viene toda entera de Cristo: ella es “redimida de la ma­nera más sublime en atención a los méritos de su Hijo”. El Padre la ha “bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo” más que a ninguna otra persona creada. Él la ha “elegido en él, antes de la creación del mundo para ser santa e inmaculada en su presencia, en el amor”.

Los Padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios “la Toda Santa” (“Panagia”), la celebran “como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura”. Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida”.42


Novena a la Inmaculada Concepción
A los Infantes por su Patrona

viernes, 29 de noviembre de 2013

Camino hacia el Adviento



El próximo domingo comienza el Adviento y un nuevo Ciclo Litúrgico "A". El Adviento supone un parón para reflexionar, para tener como Jesús una experiencia de silencio y soledad dentro de este mundo ajetreado, un buscar el sentido sin abandonar la actividad cotidiana ¿dificil? pero no imposible. No hay otro modo de comprender el acontecimiento de la "Natividad" . La vida del ser humano transcurre entre el pesebre y la cruz, se mezclan alegría y sufrimiento.La vida de Jesucristo, Dios hecho hombre da la pauta del existir porque el hombre es un ser racional "Si se trastoca la primera y fundamental relación del hombre-su relación con Dios-entonces ya no queda nada que pueda estar en orden" (Benedicto XVI)

domingo, 24 de noviembre de 2013

Solemnidad de Cristo Rey,termina el año liturgico.



Finaliza el año liturgico, Cristo Rey del Universo,Rey de la Creación, Rey de Reyes pero ¿reina en tu corazón y en el mío? tomate unos minutos y piensa, medita ¿porque estas aquí? a veces se me forman lágrimas cuando pienso en esta realidad, pero soy demasiado convencional para dejarlas salir y malgastarlas en una realidad intangible.Espero que tu tengas mas suerte. Para ayudarte en ese camino de reflexión, te dejo con este maravilloso himno del Jubileo 2000.


CRISTO AYER Y CRISTO HOY,
CRISTO SIEMPRE SERÁ EL SEÑOR.
TÚ ERES DIOS Y ERES AMOR;
ME HAS LLAMADO ¡AQUÍ ESTOY!

1. ¡GLORIA AL SEÑOR! SUYO ES EL DON,
GRAN JUBILEO DEL PERDÓN.
TIEMPO DE GRACIA SINGULAR:
SIN MEDIDA SU AMOR NOS DA...
¡AMÉN! ¡ALELUYA!

2. ¡GLORIA AL SEÑOR! VAMOS A ÉL,
A SUS PROMESAS SIEMPRE FIEL,
SIEMPRE DISPUESTO A PERDONAR:
SIN MEDIDA SU AMOR NOS DA...
¡AMÉN! ¡ALELUYA!

3. ¡GLORIA AL SEÑOR! QUE SE ENCARNÓ
Y POR NOSOTROS PADECIÓ
SOBRE UNA CRUZ HASTA EXPIRAR:
SIN MEDIDA SU AMOR NOS DA...
¡AMÉN! ¡ALELUYA!

4. ¡GLORIA AL SEÑOR! EL NIÑO DIOS,
AL QUE LA VIRGEN ALUMBRÓ
JUNTO A BELÉN, EN UN PORTAL:
SIN MEDIDA SU AMOR NOS DA...
¡AMÉN! ¡ALELUYA!

lunes, 11 de noviembre de 2013

Da gusto recibir el sacramento de la Confesión

Misrere mei ,Deus; Misericoria Señor (Ps 51)


El mes de noviembre es dedicado por la Iglesia Católica a los fieles difuntos, concretamente lo dedica a orar por las almas que aun no alcanzado la divina bienaventuranza y están en proceso de purificación, es decir las almas que se encuentran en el Purgatorio. Al hilo de esta maravillosa obra de Allegri, me ha venido a la memoria la obra de Gustavo Adolfo Becquer "El Miserere". Meditar sobre las realidades futuras, meditar sobre la muerte y la vida despues de la muerte, ayudan a comprender mejor nuestra existencia. Meditar el Salmo 51 que es la sustancia de tantos y tantos misereres , hace que uno descienda de ese pedestal sobre el que a veces nos elevamos y, nos hace descubrir una realidad que tan claramente nos describió Jorge Manrique en las "Coplas por la Muerte de su Padre", nadie se queda en este mundo y a su vez por medio de la virtud de la esperanza cristiana tenemos la certeza de que la muerte no es un parentesis entre la nada y la nada, no es un hachazo inexorable que malogre el vivir, para el cristiano la vida no se pierde, se transforma "Vita Mutatur non Tollitur". No hay que tener un sentimiento tragico de la muerte, como tampoco hay que tenerlo de la vida.


“Nuestras vidas son los ríos / que van a dar en la mar, / que es el morir / allí van los señoríos / derechos a se acabar / e consumir; / allí los ríos caudales / allí los otros medianos /e más chicos, / que allegados, son iguales / los que viven por sus manos / que los ricos”.