Se bautizó en el Jordán para santificar todas las aguas y el cosmos entero