El Ebro a su paso por Zaragoza el 22/01/13


No ha mal que por bien no venga, cientos de hectareas anegadas, cultivos hechados a perder, pero los pantanos a rebosar para seguir soportando nuestro higienico modo de vida.