martes, 30 de octubre de 2012

Y dale con Halloween


Ayer cuando me encontraba en la caja de un supermercado perteneciente a una, la prestigiosa cadena española, cajera me dice ¿quiere una caja de chucherías para regalar en Halloween? mi respuesta fue sencilla NO, muchas gracias. Halloween significa "All Saints Eve" víspera de todos los santos. El por qué no lo celebro, lo he contado por activa y por pasiva en Pensamientos Indiscretos a lo largo de los últimos años, lo podéis encontrar en la etiqueta Halloween. Me molesta particularmente Halloween por diversos motivos:

1º.- No pertenece a nuestra herencia cultural, la globalización aporta cosas positivas y en unos casos enriquece a las personas con el conocimiento de la diversidad, pero la inculturización jamás ha de anular la realidad de un pueblo ya que de lo contrario la diversidad dejaría paso a la uniformidad.

2º.- Se banaliza la muerte, se transmite un mensaje subliminal, en el que la muerte ya no es el paso a la eterna bienaventuranza, uno queda en lo etéreo, en una dimensión neutra ¿qué importa entonces una vida de merecimiento y esfuerzo, de renuncia y entrega?

3º.- Es un negocio en el que se invita a gastar una vez más, es derroche innecesario, es olvido de aquellos que sufren, es una ofensa a quienes viviendo sin techo contemplan una vez más a una sociedad enferma y carente de sentido.

Realmente no me gusta Halloween, como comprendo que otros no le gustan los toros o las procesiones de Semana Santa. Disculpad por esta reflexión en alto, hoy me ha dado por pensar de nuevo y ya sabeis…mis pensamientos son muy indiscretos.