lunes, 17 de septiembre de 2012

Panis angelicus:Les diste el Pan de los Angeles


Una soprano ha cantado al final de la Misa en el City Centre Waterfront de Beirut uno de los más conocidos himnos dedicados a la Eucaristía, “Panis Angelicus”. Una interpretación que no ha dejado a nadie indiferente.
Panis Angelicus es uno de los cinco himnos escritos por Santo Tomás de Aquino para la Fiesta de Corpus Christi como parte de la liturgia completa de la Fiesta, incluyendo oraciones para la Misa y la Liturgia de las Horas. Realmente son las dos últimas estrofas de las siete de las que se compone el himno Sacris Solemniis, que extraídas del conjunto se cantan como antífona. Los otros cuatro himnos escritos por Santo Tomás son O Salutaris Hostia (Verbum Supernum Prodiens), Adoro te devote, Pange lingua y Tantum Ergo (en realidad las dos últimas estrofas del Pange Lingua).
En 1872, César Franck arregló el tema para tenor, órgano, arpa, cello y contrabajo; lo incorporó en su Messe à troi voix. Ha sido cantado por Luciano Pavarotti (quien tiene una versión con Sting) y Plácido Domingo. John McCormack, en 1932 cantó esta canción en el Parque Phoenix, en Dublín, y es considerado el punto más alto de su carrera. Fue cantada también por Anthony Way en la miniserie de la BBC "The Choir" (1995), presentada en Estados Unidos por la cadena de televisión pública Public Broadcasting Service; el joven Way, entonces de 12 años, tenía una voz de tiple.[1] Últimamente ha sido interpretado por Charlotte Church, Alfonso Suclla Bernal en el año 2005, así como también por el joven barítono estadounidense Josh Groban cuya interpretación destaca por los arreglos para piano y cuerdas. En el 2011 el grupo italiano Il Volo, formado por los jóvenes Ignazio Boschetto,Gianluca Ginoble y Piero Barone, grabó esta canción acompañado por la Orquesta Italiana del Cinema.


Latín

Panis angelicus

fit panis hominum;

Dat panis coelicus

figuris terminum:

O res mirabilis!

manducat Dominum

Pauper, servus, et humilis.

Te trina Deitas

unaque poscimus:

Sic nos tu visita,

sicut te colimus;

Per tuas semitas

duc nos quo tendimus,

Ad lucem quam inhabitas.

Amen.

Castellano

 El pan de los ángeles,

se convierte en pan de los hombres;

El pan del cielo

termina con todas las prefiguraciones:

¡Oh cosa admirable!

Come a su Señor,

el pobre, siervo y humilde.

Rogamos a Ti,

Dios, uno en tres,

Que así vengas a nosotros,

como a ti te damos culto.

Por tus caminos

guíanos adonde anhelamos,

A la luz en la que moras.

Amén.