Benedicto XVI reafirmó que la infertilidad no es un mero problema “técnico” y que la dignidad de la procreación no consiste en un “producto” sino en su relación con el acto conyugal.