domingo, 6 de marzo de 2011

Difunden un vídeo en el que Bhatti predice su muerte y hace una valiente profesión de fe en Cristo

El ministro de Asuntos de las Minorías de Pakistán, Shahbaz Bhatti, asesinado este miércoles, según sus propios victimarios, por ser “cristianos, infiel y blasfemo”, había predicho cuatro meses su muerte, según señala él mismo en un vídeo-entrevista difundido por la cadena Al Jazeera.
Según el medio informativo, el joven ministro católico le había pedido a una persona cercana a él que pusiera a su disposición el vídeo en caso de que fuera asesinado porque “quiero compartir el mensaje de amor con el mundo musulmán. Este es el único mensaje que puede hacer que el mundo musulmán salga del círculo cerrado de odio y asesinatos".
Bhatti era el único miembro cristiano con el que contaba el equipo de Gobierno y uno de los pocos líderes políticos de Pakistán que reclamaba cambios en la polémica legislación anti-blasfemia del país, fue asesinado por varios hombres armados que le dispararon desde un coche en marcha en Islamabad.
Los panfletos dejados por los asesinos del ministro Bhatti en la escena del crimen contenían frases como "fue muerto porque era cristiano, infiel y blasfemo", su asesinato es parte de "una guerra de religión para eliminar a aquellos que desean modificar la ley sobre la blasfemia"; y "por gracia de Allah, todos los que son miembros de la Comisión de revisión de la ley, irán al infierno".
El asesinato de Shahbaz Bhatti, que había recibido previamente amenazas de grupos opositores a las reformas de las leyes de la blasfemia, sucede a la muerte violenta en enero del gobernador de la provincia de Punjab, Salman Taseer, otro portavoz crítico con la legislación vigente en el país.
En el vídeo, Bhatti dice: “Quiero compartir que yo creo en Jesucristo, que ha dado su propia vida por nosotros. Sé cuál es el significado de la Cruz y el valor de la Cruz y estoy listo para morir por defender los derechos de mi comunidad y de las personas que sufren, incluso hasta morir a causa de mis principios. Prefiero morir por mis principios y la justicia de mi comunidad antes que hacer concesiones por estas amenazas”.