lunes, 20 de diciembre de 2010

El Espíritu de la Navidad es Emmanuel

El pasado sábado veía en televisión un film para jóvenes (como yo) se titulaba “Polar Express” la verdad es que me gustó porque es un excelente trabajo de animación y una aventura que gusta a niños jóvenes y menos jóvenes, pero observé una carencia que es en sí la esencia de ese espíritu de la Navidad que preconizaba la película, y esta carencia era una referencia al nacimiento de Jesús. Navidad del latín “Nativitas” gen. “Nativitas”, que proviene del verbo “nascior”-”nacer”, (antiguamente “gnascior”) por tanto sin nacimiento no hay Navidad, la Navidad nos introduce en el misterio inefable de la encarnación del Verbo, el Verbo que era él y es principio y fin de todas las cosas, se encarna, es decir se hace hombre por amos a las criaturas, de ahí que en distintos idiomas se considere este hecho para denominar a este tiempo de gracia, así en Alemania, se la denomina Weihnacht, siendo su significado "noche de bendición". Los anglosajones utilizan el término Christmas cuyo significado significando es "misa de Cristo". Pero volviendo al tema del post , en dicha película los protagonistas eran unos niños sumidos en el desencanto que el racionalismo había provocado en sus tiernas mentes, la increencia en un personaje que plagiado por una marca comercial, ha suplantado al auténtico Sinterklass, es decir Nicolás de Bari –San Nicolás- No hay nada malo en estimular la infantil credulidad, pero no se les puede negar la realidad, la esencia de la fiesta tan anhelada por los regalos que en ella se esperan y la realidad es que el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros por amor a sus criaturas, si esto se omite , el cimiento solido sobre el que se ha de sustentar el existir de cada uno, sería como arena o arcilla pues si se omite esta elementad verdad , el crecimiento personal sería como el de los ídolos con pies de barro.Por eso resulta tan instructivo el Belén navideño, en el se puede recrear la historia mas maravillosa jamás contada



Os aconsejo visitar este blog, no os arrepentireis:

Un amigo en Belén