Como continuación al post de la misa de Infantes, continuo con este sobre la Ofrenda, el día no ha sido luminoso para no rebajar el Esplendos de María. Desde el rosario de la aurora , comenzaron a llenarse las calles adyacentes a la Plaza del Pilar de los oferentes, nada de cansancio en los rostros aunque mucho han tenido que salir en las primeras horas del día, antes del alba para ocupar sus puestos en la ofrenda. Colores, rostros hermosos,niños,famílias enteras de aquí y de allá y en el interior de la Basílica la capilla del Santísimo vacía, es como si Jesús hubiese dicho "hoy todo para mi Madre" "Vuestra Madre" "Ite ad Mariam". Os dejo este testimonio recogido por mis torpes manos para vosotros...el reloj de la Seo marca casi las tres, es hora de ir a casa , pero el día no a terminado, ella os sigue esperando...un beso,una flor,una oración, todo lo recibe hoy con alegría.