jueves, 24 de junio de 2010

Hacia el 26 de junio II:Tempus Fugit

¡Qué breve es la duración de nuestro paso por la tierra!... Verdaderamente es corto nuestro tiempo para amar, para dar, para desagraviar.No es justo, por tanto, que lo malgastemos (...) no podemosdesbaratar esta etapa del mundo que Dios confía a cada uno. (Amigosde Dios, n. 39)

Cuando tengas orden se multiplicará tu tiempo, y, por tanto, podrásdar más gloria a Dios, trabajando más en su servicio. (Camino, n. 80)