Benedicto XVI dice que creer en Dios es lógico y razonable