lunes, 16 de junio de 2008

La sabiduria añora su Fuente





Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder?
(Salmo 8)
Con fotografias de mi hermano Pedro Pablo, he querido ilustrar este verso del Salmo 8, que siempre me transporta al libro de la sabiduria.

«Es gloria de Dios ocultar una cosa, y gloria de los reyes escrutarla» (25, 2).

Dios y el hombre, cada uno en su respectivo mundo, se encuentran así en una relación única. En Dios está el origen de cada cosa, en Él se encuentra la plenitud del misterio, y ésta es su gloria; al hombre le corresponde la misión de investigar con su razón la verdad, y en esto consiste su grandeza.

Dedicado a mis buenos amigos Fernando y Raul