martes, 12 de febrero de 2008

Musica celestial en la Basilica del Pilar

Hace apenas dos horas que he regresado de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar de escuchar el concierto inaugural del nuevo organo. Según me han comentado es de lo mejor que actualmente existe en Europa. fabricado por la firma alemana Orgelban Klais, es totalmente nuevo y ha costado 1,5 millones de euros sufragados por las limosnas de los fieles. "Con su música creará belleza y tratará de expresar lo inefable para el culto divino". Así se expresaba ayer el deán del Cabildo, Manuel Almor, al presentar el nuevo órgano mayor del Pilar, de 71 registros y 5.427 tubos, capaz de abordar el repertorio de más de cinco siglos desde Cabezón hasta Messiaen. Engastado en la caja renacentista existente, el instrumento, fabricado por la firma alemana Orgelban Klais, es totalmente nuevo y ha costado 1,5 millones de euros sufragados por las limosnas de los fieles. El antiguo órgano sinfónico de 1950, regalado ahora por el Cabildo a una iglesia de Polonia.

En 1529, Juan Moreto y Esteban Ropic fabricaron la actual caja renacentista del órgano del Pilar, como queriendo rivalizar con el precioso Retablo Mayor, que el escultor Damián Forment había construido el año 1512 para el nuevo Templo gótico (1512-1668), inaugurado el año 1515 por el arzobispo D. Alonso de Aragón.

A lo largo de la historia, este instrumento ha ido evolucionando y perfeccionándose de acuerdo con las exigencias del culto cristiano y de las tendencias estéticas y tecnológicas de cada una de las épocas.

Entre los momentos estelares del desarrollo histórico de este órgano mayor del Pilar, podemos citar los trabajos de los organeros: Guillaume de Lupe (órgano renacentista, 1598, registros partidos) y José Sesma (órgano barroco, 1652, trompetería).

Hacia el año 1720, con motivo de la inauguración del nuevo (actual) Templo barroco, cuyas obras habían comenzado en 1668, Bartolomé Sánchez instaló y probablemente amplió el órgano barroco existente.
Posteriormente, Pedro Roqués construyó, en 1861, un órgano romántico con palanca neumática. Por último, Juan Dourte, junto con Organería Española, construyeron, entre los años 1937-1950, el órgano sinfónico, que ha durado hasta hoy.