miércoles, 17 de enero de 2007

Descubriendo al hombre

A raíz de un post maravilloso en Una de cal,una de arena, me ha dado por buscar una explicación a este fenómeno del amor y realmente no lo concibo sin contemplar la trascendencia del hombre, todo me lleva al origen a Dios en el que la libertad es amar, la libertad es crear, la libertad es hacer el bien. Dios al amar crea, al crear ama, al amar mantiene toda su creación. Nuestra propia libertad no es otra cosa que la capacidad que Él mismo nos ha dado para participar de su libertad: “Sed perfectos como mi Padre es perfecto…” “amaos los unos a los otros…”. El darnos desinteresadamente es lo que nos proporciona la felicidad en el plano natural. El hombre sin amor no se encuentra y sin darse, no hay amor.