jueves, 30 de noviembre de 2006

Patos al agua

A veces nos aposentamos en el sillón de la crítica destructiva, indiferente o jocosa ; hacemos como esos seudo-aficionados a las corridas de toros que, desconociendo completamente la fiesta taurina , sin la mas minima noción del "arte de cuchares" , critican con saña cuaquier faena que realice el torero. Siempre me enseñaron que en esta vida para conseguir algo hay que mojarse, patos al agua era una frase que repetía con frecuencia un santo aragonés y Benedicto XVI lo ha hecho en este viaje a Turquía . Para conseguir la concordia hay que empeñarse aún a costa de la própia fama.